El pasado 2 de marzo de 2012 en Madrid, tuve la suerte de escuchar a los gurús del 2.0 en la jornada ‘Vender más en las redes sociales‘. Cada ponente era mejor que el anterior. Fue colosal.

Me llamó poderosamente la atención la expectación que despertaba el último ponente, Isra García. Una de las asistentes que se sentó a mi lado me dijo: “Han dejado al mejor para el final”. Yo, que ya estaba bastante fascinada con todos los que habían hablado, no pensaba que se pudiera superar más. Pues sí. Un torbellino de buena energía, de humildad, de conocimientos entró en la sala de conferencias a las 19:00h. ¿Qué nos podía contar que pudiera enseñarnos más? Dos palabras: HUMAN MEDIA.

Muchas veces, nos olvidamos que hay que ser felices, como bien dijo Isra. Y para ello, por qué no, podemos utilizar las redes sociales. Se crean fan-pages en Facebook “amables”, cercanas que atrapan al internauta… ¡Qué manía tienen algunas empresas con ofertar constantemente! Dejad que el cliente os conozca, que se enamore de vuestra marca. No le atosigáis con cupones ni autobombo…

En una época en la que todo, se supone, está inventado; las empresas e instituciones no han caído en la cuenta de que lo eficaz, lo lógico es tener una relación más humana con los clientes. Vender por vender, no, por favor. La clave es fidelizar; crear lazos estrechos con “el otro”. Escuchar, hablar…

Ya no vale lo que nos enseñaban en el colegio: “Emisor -> Mensaje -> Receptor”. Ahora, la comunicación, en todos los sentidos, en bidireccional. Y hasta multidireccional. El nuevo emisor es emisor y receptor: envía un mensaje y recibe una respuesta. Así pues, nace la figura del Community Manager -ese perfil que se gestó hace poco más de dos años o tres; no hace cinco, periodo mínimo que se exige en algunas ofertas de trabajo…-. El CM es la cara amable de la empresa en las redes sociales; es quien te responde, quien da la cara y utiliza un lenguaje coloquial. O es lo que debería ser. Ojo.

Las egemonías de los “creadores de noticias” se han acabado. Las nuevas tecnologías de la información ofrecen al antiguo lector la posibilidad de ser también creador de contenidos. Obviamente, hay algunos que son profesionales y otros, ‘amateurs’. Algunos de estos últimos son tan buenos que llegan a tener legiones de seguidores. Por ejemplo: Isasaweis. Lo que da de sí un vídeo casero en Youtube… Y sobre todo, las ganas de compartir con los demás conocimientos sobre una materia. La sencillez y el mensaje claro atrae, y mucho.

Volvamos a nuestros orígenes, señores. Como decía Aristóteles, el ser humano es un ser social, ‘ζooν πoλίτικoν’. Seamos personas; no, empresas.

Anuncios